Black Mirror, el efecto bola de nieve y el chaval de cara anchoa

Black Mirror es una serie de producción Británica (la última temporada producida por Netflix) donde en capítulos de independiente temática entre si, se afrontan en cada episodios diferentes argumentos que tiene un único hilo conductor en común, las nuevas tecnologías, y además, lo que le hace muy interesante a este serie, se plantean dilemas éticos o morales relacionados con la sociedad y la tecnología.

 

Ha pasado algo curioso, que me ha hecho escribir este artículo, en el capítulo número 6 de esta tercera y última temporada, sucedía un hecho que creo que no haces pensar con la realidad de hoy en día en las redes sociales, este capítulo se llamaba odio nacional, sin desvelar toda la trama y sobretodo sin desvelar el final, había una persona que asesinaba a aquel personaje sometido al juicio público de las redes sociales, aquella persona que fuera más insultada y odiada por twitter y las demás redes sociales era la elegida por este asesino para llevar a cabo las amenazas de miles de internautas que trasladaban su odio hacia el “odiado del día”.

Una persona era odiada por todo el país, recibía amenazas de muerte, la insultaban, no podía salir a la calle sin ser insultada o humillada, no se hablaba de otra cosa por encima de los escándalos políticos u otras noticas de mayor relevancia , y a mi todo esto me sonaba de cerca a estos últimos días, a mi todo esto me sonaba al chaval de las “bromas” que recibe un guantazo por un repartidor por llamarle “cara anchoa” no es mi labor ni es el debate que busco si se lo tiene merecido, si  donde realmente mete la pata es en denunciarle y subir el video donde lo denuncia a internet, mi debate interno y que quiero trasladar es si este chaval de 20 años por muy equivocado que pudiera estar al subir el video, se merecía algo más que el sopapo que bueno pues pica y duele pero dura 5 minutos, ahora que miles de personas del país te odien e insulten sin plantearse que todo esto ya no va a ser un dolor de 5 minutos si no que las consecuencias pueden llegar a ser mucho  más mayores me recuerda al capítulo de Black Mirror y porque no decirlo a un cyberbullying nacional, la verdad que es bastante cuestionable las “bromas del chaval” y seguramente se merecía un escarmiento, ya fuera por parte de sus padres, de sus amigos de la gente a la que hacia sus “bromas” o incluso de un juez que le parara los pies pero eso no justifica que un agravio (el video y sus bromas) deba  ser contraatacado con otro agravio mucho peor (el apaleamiento público) sin olvidar al repartidor que ve expuesta su imagen (aunque este tapada) a todos y cada una de las páginas de facebook o otras redes del pais.

No quiero con estas palabras decir, que estoy juzgando a toda la gente de las redes sociales y dar lecciones de moral a nadie  porque yo he sido el primero en comentarlo con los amigos pero las alarmas si me saltan pensando en las consecuencias de lo que hacemos y en este nuevo efecto domino o bola de nieve en la redes sociales.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Time limit is exhausted. Please reload CAPTCHA.